viernes, octubre 27, 2006

Los demás somos contingentes, Mitrofan es necesario

Una cosa es que pierdas los puntos del carné por ir con un puntín y otra que se líen a balazos contigo por un simple vodka con miel, que tan bien viene para los traicioneros fríos de las mañanas otoñales y para regatear los resfriados de esta época. El Zagloso y yo hemos seguido con interés la aventura de Mitrofan, última víctima registrada del Antiguo Régimen en Europa, y hemos decidido premiar su esfuerzo y abnegación. O algo.
Para ello hemos instaurado los galardones Favila de Oro (si Felipín el nuestru tiene, nosotros también). Pueden leer el comunicado oficial del jurado aquí.
Entrego el premio yo mismo y lo recoge el Zagloso, para no armar más lío.

Espabila, Favila, que viene el oso.

Osito, republicano y tajadillas. Como para no quererlo.

2 comentarios:

Anna Blume dijo...

Esta es una historia que, da tan surrealista, hasta me la creo. Además, explicaría la ausencia del Rey en la entrega de los premios de su retoño: se había ido de copas con Mitrofan, que en paz descanse.

neblina dijo...

Ole! el osito... vaya pedetes que se pillaba, Favila merecido...

De mi parte esta cerrada ovación

PLAS!PLAS!PLAS!PLAS!PLAS!PLAS!PLAS!
PLAS!PLAS!PLAS!PLAS!PLAS!PLAS!PLAS!
PLAS!PLAS!PLAS!PLAS!PLAS!

Este es un comentario Crossover con http://monotrema.blogspot.com/