sábado, junio 28, 2008

Crackeado

Estaba yo en el curro tan tranq... trabajando duramente cuando me dije: "Voy a mirar mi blog antes de bajar a por el café".

Una manía muy extrendida entre los blogueros es la de consultar compulsivamente nuestras bitácoras, como si esperáramos que se actualizaran solas.

Y así es.

Pero no veas qué susto cuando lo que me encontré fue esto:

Vale, lo bueno es que se ha actualizado sola. Pero lo malo... ¡es que se ha actualizado sola!

Así que eché a correr a casa (la ventaja de ser invisible es que fácil irse de un sitio sin que se den cuenta. La ventaja de ser yo es que es fácil dejar de hacer mi trabajo sin que se den cuenta). Llegué a casa y lo supe:

Supe que lo que más me fastidia es que haya cogido tan bien mi inimitable estilo.

3 comentarios:

Necio Hutopo dijo...

Los gatos son genios... De querer (que no quieren) podrían dominar el estilo de cualquiera...

Ruth dijo...

Jajjajjaaaa. Por lo menos no le ha entrado la vena víctima esa de decir que si no mandamos nada "morirán gatitos", cual spam cualquiera.

Miriam dijo...

Me ha encantado! _:-)