jueves, septiembre 07, 2006

Adicción

Hay frases que justifican una novela:

"Lo que la gente llama amor es una adicción, como el tabaquismo. Se empieza en la adolescencia, sin ton ni son, por imitar a los mayores. Luego ya no te puedes quitar del vicio y te acabas dejando la salud y el dinero en una cosa que, en el fondo, no te produce la más mínima satisfacción."


Manolo Villares, Rabus, en Mauricio o las elecciones primarias. Eduardo Mendoza

Esto para que Chav Gecko no vuelva a meterse con Eduardo ;)

20 comentarios:

lorzagirl dijo...

¿Que no produce ninguna satisfacción?
Anda ya.

Chav Gecko dijo...

qué gran párrafo!
en el fondo, si es que el amor como lo entendemos hoy en día no es mas que un invento burgués! (o... era el arte? ;D)

pd. y tengo que decir en mi defensa que nunca me metería con e.mendoza!. y que desde que leímos "la verdad sobre el caso savolta" y "la ciudad de los prodigios" soy fan suyo! :D de hecho, es el escritor contemporáneo que más me gusta!

Viva mendoza! ;D

Zagloso dijo...

¿Habrá una Ley Anti Amor? Eso sí, desde que el Zagloso ha dejado el tabaco está más receptivo al amor...

Mendoza es un vago pero un genio.

Anna Blume dijo...

¡Viva Mendoza! A veces puede ser un poco soez, pero leyendo a este señor he pasado los que pueden ser algunos de los mejores momentos de mi vida como lectora.

Little Peter of the big sticks dijo...

Anomalín, dos cosas: Mauricio... es una gran novela; y lo de las colecciones lo he puesto en El Faro en honor a aquella iniciativa del Efecto Lupa. Siempre pienso en ti, ay. Y me hace ilusión que me leas. A rpopósito, todos los blogamigos del anomalo pueden visitar farodelacerda.blogspot.com, y me cuentan, que soy nuevo en esto.

Raccord dijo...

Hay una frase suya muy parecida en El Laberinto de las Aceitunas. Algo de que el primer amor es como jugar a las cartas sin saber las reglas, pero que una vez aprendidas, ganes o pierdas es siempre lo mismo.

Anómalo dijo...

Lorz, ¿por qué lo llamas amor cuando quieres decir... er.. cheetos?
Chav, yo diría que un invento de la literatura del XIX sabiamente comercializado por Hollywood. Pero no lo diré, claro ;) En cualquier caso, pruebe también con la trilogía del personaje sin nombre.
Zagloso, espero que no. Aunque no estaría mal que hicieran zonas para enamorados y para cínicos. O por lo menos que preguntaran con educación:
- Oye, que sé que tú no amas: ¿te importa si hacemos unos arrumacos?
- Oh, no. Pero preferiría que esperarais a que acabe de comer.
- Por supuesto.
Anna, Mendoza es diox (por lo vago también, Zaglosu).
Little Peter, no creas que Mauricio me convence mucho, pero este personaje es glorioso. Tomo nota de que me usas como soporte publicitario :P
Raccord, bienvenido. Eso demuestra que es un tipo coherente, independientemente del género.

kzlvwk

Zagloso dijo...

Oye, pues lo de la separación de zonas es un tema eh. Yo lo impulsaría en cines, cafeterías, parques y similares... ¿por qué tengo que aguantar que otros me restrieguen SU amor?

Gato dijo...

Todos los placeres de la vida son un poco adictivos y te acercan un poco a la muerte. Todos. Es la podredumbre propia de nuestra naturaleza. Y también es lo mejor.

Perlita de Huelga dijo...

Por Dios, Gato, te has puesto de un profundo que ni las fosas marinas repletas de peces abisales! ¿Podrías revelarme que tiene que ver el amor con la muerte? Nos saltamos Romeo y Julieta y me lo explique usted.

Pero si el amor es como comprarse un coche nuevo: siempre, siempre, estás emocionado con la nueva adquisición. Por mucho que sea el coche número 15 que ha pasado por tus manos...

Gato dijo...

Todos los placeres: todos: Borracheras, drogaduras, subidones de adrenalina, ya sea deporte, sexo, agresividad, el tabaco, la comida de sangre y grasa... todos los placeres tienen un efecto nocivo para la salud. El corazón pierde minutos de vida cada vez que tienes un orgasmo, del mismo modo que el cerebro pierde neuronas cada vez que te drogas. Todo es acercarse un poco a la muerte.

Que no iba de drama, que es justo la intensidad lo que hace que todo merezca la pena.

Una paja mental que se me ocurrió una vez es que la muerte es el gran colocón, y buscamos ese vértigo del abismo constantemente. Tonteamos con la muerte porque inconscientemente sabemos que es el summum del placer, y si la tememos es por que sentimos algo de culpa de ser brutalmente hedonistas, capaces de abandonarnos así. Paja mental, ya digo. Me lo haré mirar.

Perlita de Huelga dijo...

"El corazón pierde minutos de vida cada vez que tienes un orgasmo"

Vale, según esta premisa, me daría un poco de miedo ser muultiorgásmica. Estoy de acuerdo que todos los placeres nos acercan a la muerte. Pero lo que son son placeres (¿cómo lo llamarías?) también nos aproximan a ella: limpiar las baldosas de la cocina, renovarse el DNI o actualizar mi portal de noticias TAMBIÉN me acercan a la muerte y no son un placer, te lo aseguro.

Así que sólo puedo decir que tanto los placeres como las obligaciones diarias nos acercan a la muerte. Ergo... vivir nos aproxima a ella.

Creo que deberíamos tomarnos las cosas con menos dramatismos.

Zagloso dijo...

Perlita, sobre su idea del amor como comprar un coche nuevo le pido unas aclaraciones, veamos:

- ¿Es mejor un amor nuevo o uno de kilómetro cero?
- Del mismo modo que al salir del concesionario siempre se piensa: "Coño, ¿no habría sido mejor el (elegir marca)?", ¿Es lícito que pase eso con el amor?
- ¿Seguridad o potencia?
- ¿Mejor un amor confortable o uno que consuma poco?
- ¿El amor tiene seguro? ¿Sólo contra terceros?
- ¿Tiene el amor límite de kilometraje? ¿Necesita rodaje? ¿Cuántos kilómetros?

Gato, cada segundo nos acerca a la muerte... (lo de el fenecer como un placer lo veo más rocambolesco)

Zagloso dijo...

¡Ah! Se me olvidaba una de los coches y el amor: Cuando se conduce un coche nuevo siempre se compara con los anteriores. "El Sierra tenía la supensión más dura, pero el Ibiza tiene la dirección más suave y recupera mejor...."

Gato dijo...

He dicho que me lo voy a hacer mirar, jo. Y también he dicho que no iba de drama, coño. Jopetta.



Jo.

Zagloso, lo de diñarla como fenecer lo veo rocambolesco yo. Y me ha encantado el símil coche-amor. Según eso, yo le cojo cariño a la gente con rodaje y poco pretenciosa... Trucu trucu es asín...

Perlita de Huelga dijo...

Mi Clio Rojo Cereza Mentalizado no me ha dado apenas problemas en los tres años que llevamos juntos. Es un coche normal, sin grandes excesos, pero es fiable y eficaz como ninguno hasta ahora.

Mi Clío Rojo Cereza Mentalizado pilla las curvas a 150 que da gloria, circula alegremente tanto por ciudad como por mi huerta y se aparca con suma facilidad.

Mi Clío es diesel, tiene un motor resistente, pero es sensible al frio. Y requiere encenderlo con sumo cuidado, despacito, acelerarlo poco a poco... Pisas el acelerador suavemente y con tranquilidad y si le tratas bien, es capaz de subir las mayores cuestas a 70 por hora sin rechistar.

Hele!

Gato dijo...

Perlita, cúrrate el post erótico: la guarrilla de las mañanas de invierno, en la city o en el huerto... tienes tema.

Anómalo dijo...

Zagloso, yo creo que el PP debería incluirlo en su programa (los sociatas no pueden, porque son buenrollistas).
Estoy con gato. Sobre todo después de reincidir en la mejor heladería de la Ciudad Hendida. Y otras cosas...
Perli, no estoy de acuerdo con que Romeo y Julieta hable de amor. En todo caso de otras cosas... Lo importante no es cuánto vivas, sino cómo ;)
Zagloso, lo de los coches es sencillamente antológico.

cxmaxlni

Cun dijo...

Yo a E. Mendoza solo le reprocho "Una comedia ligera".
¿En qué coño estaría pensando para escribir semejante coñazo? ¿En ganar a Marías en las listas negras del Zagloso?

Anómalo dijo...

Reconozco que la leí hace mucho y no tengo recuerdos muy concretos. El sabor me recuerda a "Mauricio".

ygxknf