lunes, enero 16, 2006

Curso de ética periodística

En Cadenaser.com:
Muere una niña en Turquía sospechosa de haber contraído la gripe aviar

¿No sería más correcto titular "Muere en Turquía una niña que podía haber contraído la gripe aviar", aliviando así la carga negativa del término "sospechosa"?
Porque si lo que se quiere es provocar y avivar enconos contra los infantes de un país llamado a formar parte de nuestra unión, podríamos haber titulado simplemente: "Terrorista islámica muere antes de llevar a cabo su ataque biológico".
Como no dudamos de la buena intención del redactor, sin duda mal pagado y hasta las narices de pasar teletipos, desde el curso de ética periodística invisible, recomendamos el segundo titular. Y revisar de vez en cuando el diccionario de la RAE además del de sinónimos del Word.

4 comentarios:

Elen@ dijo...

...O contratar de vez en cuando a un traductor, en vez de meterse en camisas de once varas e incurrir en calcazos como ese "sospechosa"...

Los periodistas son contingentes, pero los traductores somos necesarios!!! XDDD

Sereia dijo...

Vaya titular!!
Otra posible interpretación es que la mataron junto con otras aves (por ser sospechosa de padecer el "constipao volador"). La encerraron en una granja, y hala! pobrecilla...cualquiera estornuda!

MdeT dijo...

Pero mi pregunta es ¿murió de la gripe aviar? Porque por mi como si pilló el sarampión si al final no murió de eso.
(Saco a colación ésto porque el otro día alguien allegado a mí me contó como se contabilizan las muertes "por" tabaco, y muchas veces es sumar los fallecidos en un hospital que en su historial médico aparecían como fumadores).
No hay ética ni estética, ni periodística ni de ná.

Gato de Chersire dijo...

Gracias Anómalo... Sin ser de la profesión de la palabra, ni tampoco el mejor usuario, tengo que reconocer que las patadas al diccionario me incomodan bastante. Es como aquella famosa "catástrofe humanitaria". Joder con los superpresentadores de telediario, que lo pasaron todos por alto. Es como el anuncio de "hipoteca remunerada" o la expresión más popular e impropiamente utilizada: "envidia sana"