martes, enero 03, 2006

Destino (un meme)

Ramón era famoso. Lo había sido. Más o menos. Está bien: Ramón era un concursante de Operación Triunfo 3. Concretamente el primer expulsado.
En las fiestas familiares, Ramón era el centro de atención, cantando villancicos o el cumpleaños feliz. Aunque seguía doliéndole que todavía hubiera alguna tía que le dijera: “cantas muy bien, hijo. Deberías presentarte a un concurso de esos de la tele”.
Todos los días, Ramón acudía a fiestas en locales de moda, donde conseguía entrar enseñando una portada del TP en la que se le veía de fondo, cada vez menos, gastada como estaba por el uso.
Una de aquellas noches, Ramón logró colarse en la fiesta de navidad de una conocida cadena de televisión. Allí estaba, dejándose ver e intentando ser fotografiado con presentadores, actores... con un cámara siquiera. Notó entonces que una mujer le hacía señas desde la barra: “chico, llevo un tiempo pendiente de ti. Tienes que venir a mi programa. El lunes... no, el martes. Tú pregunta por La agenda de Paloma y enseña esto, que te dejarán pasar”. La mujer le tendió a Ramón una tarjeta con un nombre y la palabra “productora” e intentó alejarse de la barra. Algo se lo impedía. Quizá los cincuenta individuos que pretendían estrujar la barra libre hasta la última gota.
El martes siguiente, Ramón acudió a los estudios de la conocida cadena de televisión y comprobó, con cierto alivio, que la tarjeta le franqueaba el paso. Mientras le acompañaban a la sala de invitados, pensó que ya podía tirar el TP. La revista, no el premio. Cuando entró en el cuarto empezó a extrañarse: allí no había cantantes. Ni famosos. No tuvo mucho tiempo para reflexionar, porque él era el primer invitado. Fue en el plató cuando lo entendió todo: ¡el tema del día era “me cuelo en fiestas de famosos”!
Ramón montó en cólera y se enfrentó, en directo y frente a las cámaras, con la presentadora, que aguantaba el chaparrón mientras por el pinganillo le informaban de la monumental crecida de audiencia.
La escena salió en todos los zappings del país y las cadenas invitaban a Ramón a tertulias, corrillos y demás tomates. A punto estuvo de desbancar a Ramoncín (era ridículo que ambos coincidieran en el mismo debate).
Meses más tarde, se reencontró con la productora en cuestión. Ya no quería arrancarle la tráquea, pero seguía teniendo curiosidad: “¿por qué me mandaste a ese programa si sabías quien era?”
Ella apuró el whisky y le miró: “pero ¿tú eras conocido antes de salir en mi programa?”.

5 comentarios:

Sereia dijo...

Me encantó tu versión!! Original, divertida...real como la vida misma...Muy difícil mejorarla. Gran reto el de Agúndez ;)
...tal y como son las cosas,creo que Ramón saca su primera línea de belleza esta semana.

Anómalo dijo...

Me sonroja usté... Ahora, esperamos su visión del tema
¡Y no olviden participar en el concurso de camisetas!

Fhinn Siete Sables dijo...

XD. Estais poniendo el listón demasiado alto bucaneros, a este paso no va ha haber quien se atreva a escribir una línea, ya me arrepiento de haber aceptado el guante de Agúndez...socorro...dije que dos días, pero para alcanzar este nivel necesitaré años, ¡Diablos! ¿Dónde está el diccionario de sinónimos?.
Muy bueno Agúndez.

Y con respecto a lo de las camisetas, una pregunta, también se admiten dibujos de piratas? (adecuados al tema, claro).

Un abrazo.

Fhinn Siete Sables dijo...

Disculpen la errata, cuando dije "muy bueno Agúndez" queria decir "muy bueno Anómalo", aunque, quede dicho también lo primero, que no hay mentira en el comentario equivocado. Tanto ron no puede ser bueno...

x

Anómalo dijo...

Me sonroja usted también, maese pirata.
El concurso de camisetas es absolutamente libre, dentro de los límites del tema. Lo peor que puede pasar es que no gane el concurso, pero mientras nos riamos, poco importa, ¿no cree?
Un abrazo.