lunes, abril 24, 2006

Más método Gromenauer

Lo que nunca les conté es que finalmente pasé aquella prueba iniciática del método Gromenauer. Fue sólo la primera de una serie de pruebas iniciáticas del método Gromenauer que ríase usted de Humor amarillo. A pesar del locutor al que se le nota que está leyendo un guión.
Las siguientes fases incluyeron pruebas de todo tipo:

- Físicas: Los cañones de Nakasone. Igual que en Humor amarillo, pero en vez de pelotas, te tiran ejemplares de El código da Vinci).

- Psicológicas: te ponen frente a cien personas que, una a una, te piden la edición de bolsillo de La sombra del viento (¡¡que no ha salido!!). La prueba empieza cuando les dices que ese libro no existe. Ellos te rebaten afirmando que lo han visto (¡¡y tenido en la mano!!) en El tajo sajón, La keli del mamotreto o en una gasolinera. El que más tiempo aguante sin arrancar ninguna extremidad (propia o ajena), pasa.

- Psicotécnicas: distingue entre sí varias novelas de literatura rosa ¡sólo mirando la portada!

- Finalmente llegas al monstruo de la última pantalla, que es una señora que te pide un libro cuyo título desconoce, al igual que el autor y el argumento y género. Tú única pista es que el día anterior fue mencionado de pasada en algún diario de prensa local de habla hispana. Incluida latinoamerica y algunos gratuitos del Bronx. En cualquier caso, no está permitido consultar la hemeroteca ni San Google.

Así que ahí ando, enfrentándome a seguidores de César Vidal y Pío Moa. No llamo la atención porque cuando eres vendedor de la FNUCK, lo único que ve la gente es el chaleco granate. Así que, invisible y todo, paso desapercibido entre mis compañeros.

7 comentarios:

maria dijo...

Err.. es verde.

Be dijo...

Soy fan. Aunque recuerdo una vez que vi a dos compañeros suyos (de otra planta) que hicieron tararear a una señora mayor, de principio a fin, un "Always" de Bon Jovi perfectamente identificable, antes de decirle: "Lo sentimos, señora, pero si no recuerda el título o el autor, o algo de la letra, por la música solo no sabría decirle...". Claro que era Navidad.

Anónimo dijo...

su chaleco es verde, y el otro día cuando lo visité estuve a punto de gritarle: "ahí no se colocan los libros (de bolsillo)" pero temí que no me reconociera y llamara a seguridad.
ah, pero esto ya se lo conté luego.
sin emoción ni lágrimas, besin from albacete

maria dijo...

se van confirmando a pasos agigantados mis sospechas.. estooo... mmmmm..
..sois una secta, es un hecho.
asúmelo..

Chav Gecko dijo...

casaca verde!
hau
y lo que luce!
y lo que farda!
y lo grande q es ser un cooltureta reconocido por el gran test de la fnuck!
pro sobre todo... no tenéis descuentos de empleado!? (eso sería mi perdición!!).
(a ver si nos vemos x el msnguero o x la siudad, q creo q ha habido cambios en su piso y todo, no?, habrá q hacer una puesta al día! :).

MdeT dijo...

granate.... ROJO!!
Los casacas rojas son los de star trek, tu eres un glorioso casaca verde

Gato dijo...

Joder,tío, no sé qué os pagarán pero seguro que es poco para lo que seleccionan. Supongo que compensan la política de recursos humanos con el paisaje cultural del centro de trabajo, pero tío...

A mí no se me va a olvidar la selección de Janssen-Cilag (al final no nos contrataron a ninguna de las dos. Creo que éramos poco malas y competitivas).
Es cierto que cuando superas sus pruebas te sientes secretamente orgulloso de tí mismo, pero luego lo piensas y dices: compran muy barato el talento. Ni que lo merecieran.

Y si a mí me tiran un Código da Vinci... ¡Creo que lo devuelvo al agresor!