jueves, febrero 01, 2007

Stairway to... er..

Con el desmadre constructor y especulativo que hay, no sé de qué me sorprendo cuando veo esto:



No tengo una oposición ontológica a las escaleras, pero me turba que no lleven a ningún sitio. ¿Será el cebo de una trampa para promotores? ¿Responde esto a la clásica formulación filosófica de qué fue antes, la escalera o el entresuelo? ¿Se trata de una casa invisible? ¿Las casas invisibles también se pueden pagar en negro? ¿Y las casas negras en invisible?
Al repasar la foto, veo arriba a la derecha que no soy el único inquieto:


"¡Menúa hostieja! Ya se me figuraba a mí que se nos había olvidado algo..."

Sospecho que se trata de un gallego dolido en su galleguidad.

2 comentarios:

Txarko dijo...

He currado mucho en la construcción y he visto cosas muy chungas, pero esto se lleva la palma... xDDDD

Dukev (este no presidió Rusia? Ah, no... Es la princesa Anastasia con nueva identidad... Dukevsa de Alba [que alguien me sacrifique...])

Anna Blume dijo...

En efecto, turbador. Si no existe la Plataforma contra las escaleras-que-no-llevan-a-ningun-lado, deberíamos formarla.