domingo, marzo 26, 2006

Especial Vaticano

El Papa coloca a Cañizares el anillo cardenalicio en una ceremonia a la que asiste Fernández de la Vega
Un hombre invisible estaba allí para mostrarles lo que realmente ocurrió en ese momento:

Y antes de la ceremonia:

Y también después:

Bono no podía perdérselo.

Y ya se sabe como acaban las celebraciones.


Aquí ya es dónde se me acabó el carrete. Mediten sobre ello.

EDIT: El cachondeo de Bono venía de antes. Vía Escolar.

2 comentarios:

Anna Blume dijo...

jajajajaja Señor invisible, hoy se ha superado :D

fdo: una lurkercilla habitual.

Anómalo dijo...

Me halaga usted, srta. Blume. No hago sino consignar la realidad, ningún mérito es mío.
¡Bienvenida a la visibilidad comentarística!

PD Bonita bitácora la suya. Visítenla especialmente los que añoren al viejo Martillo de Trolls.