sábado, diciembre 17, 2005

Lo que el ojo no ve

Hay veces en las que uno lamenta ser invisible. Principalmente cuando ese uno descubre (o le descubren a) fotógrafos como Chema Madoz. Se me ocurren muchos comentarios pedantes al respecto, pero sé que espantaría a muchos y no deben perderse a un tipo tan divertido. Que les guste.


Vía El laberinto de Tiamat.

6 comentarios:

fdo dijo...

Cada foto, un sobresalto. Sorprendente. Me pregunto qué llevará en la cabeza.

Cómo se puede ser pedante con eso. Sólo me daría miedo que me mirase.

Muchas gracias, sin sombra.

agundez dijo...

Invisible, ese sombrero es similar al que vi ¿sobre tu cabeza? el otro día

mir dijo...

Kiko Veneno te ha dedicado su último trabajo, ¿no?

Anómalo dijo...

Loquillo says:

Yo solo estoy aqui de paso para decirte que
por un viejo sombrero de fieltro gris
y el corazon siempre brillando por ti
por un viejo sombrero que chirle en Madrid
me considero un hombre feliz.


Y también:

De tanto hablar de cine
he terminado encuadrando la vida.

¡Toma ya!
¡Qué grande es Kiko, Mir! Les recomiendo también a Los Delinqüentes. La lista de singles de tu blog habla demasiado extranjero para mí.

Mago dijo...

Anómalo, ya que estás con kiko y el sombrero:

- " Me quiero asegurar
que mi sombrero está bien roto y así los rayos
pueden entrar en mi cabeza.
te quiero conquistar
con el suave viento gratis y fresco
de mi abanico de cristal".

"Delincuentes"

Anómalo dijo...

Muy bien traído, Magu. Sobre todo porque de esa canción sale el nombre del grupo que yo les recomiendo. Su web:
www.garrapaterosdelmundo.com